Visitas

505734
Tu IP :54Dot226Dot34Dot209
En linea 18
Si te gusta leer novelas, te invito a que leas mi primera novela, inspirada en sucesos reales de la piratería y sus ficticias consecuencias en la actualidad.
 Novela escrita por el administrador de la página

DESCARGALA GRATIS DESDE AQUI

También estamos en Facebook

 

La página de Kalimero

Un poco de Ocio...

Acceso VIP

Sólo para personas autorizadas.

No se permiten registros on line.

 

 

 


Historia desde su aparición

El Corsario de Hierro surge a finales de 1970, en las páginas de “Mortadelo”, revista publicada por editorial Bruguera, y que comienza su andadura incorporando entre otros personajes de humor o de corte realista como el creado por Victor Mora y Miguel Ambrosio (Ambrós).

Aunque “Mortadelo” se asemeja tanto en el fondo como en la forma otros productos industriales de la propia editorial: “Pulgarcito”, “DDT”, “Tio Vivo”, etc, Bruguera juega hábilmente la baza de incluir en las páginas de la revista recién llegada a dos personajes que van a ser las estrellas, cada uno en su campo, de la publicación. Son Mortadelo y Filemón en la vertiente humorística y El Corsario de Hierro en la realista. Éste último aparece durante 11 años con algunas interrupciones cortas.

Victor Mora, autor literario del Corsario de Hierro, con ésta su última presentación, cree llegada la ocasión de poder ofrecer a Bruguera, entidad con la cual colabora casi en exclusiva para el mercado nacional de comics, un producto con personalidad propia pero que se asemeja dentro del contexto general a obras anteriores suyas que, en su momento, cosecharon grandes éxitos en el mundo editorial español: “El Capitán Tiueno”, “El Jabato”, y “El cosaco Verde”.

El guionista, asimismo, ve la oportunidad de que la historieta hispana recobre a Ambrós, uno de sus mejores y más valiosos autores clásicos, que tras abandonar Bruguera en varias ocasiones y realizar trabajos esporádicos para otras empresas, la Editorial Valenciana, hoy también desaparecida, ha intentado correr la aventura de dedicarse a la primera tradicional, desistiendo poco después al darse cuenta de los problemas y avatares que ello comportaba.

Mora, finalmente logra convencer a Ambrós para que vuelva de nuevo al cómic; poco más tarde, acabado de preparar y ya puesto a punto El Corsario de Hierro, se aprovecha el lanzamiento de la revista Mortadelo para presentarlos a los aficionados.

Lo que resulta sorprendente es que el triunfo de El Corsario de Hierro venga refrendado solamente por la aparición semanal de 4 páginas (2 para los finales, pues cada historia consta de 30 páginas) en Mortadelo.

Y todo ello, a pesar de que el tiempo no transcurre en balde para el cómic hispano (la era del cuadernillo es ya historia) y las revistas de “continuará” han desaparecido casi del todo del mercado; más los nuevos tiempos ponen en los quioscos nuevas publicaciones basadas en fórmulas novedosas, desde las cacareadas revistas “para adultos” hasta los sofisticados álbumes de cartoné o rústica de allende nuestras fronteras ya con implantación modesta en nuestro país, pasando por los subproductos de la primera etapa de “Vértice”.

Pese a todo ello, Bruguera, anclada todavía en un pasado glorioso y con una visión subjetiva del consumidor de comics español, desdeña el adaptarse a los tiempos que corren, y decide suprimir su línea de cuadernos populares, prefiriendo vestir de largo a “EL CORSARIO DE HIERRO” en una de sus tan- tas publicaciones de humor (a las que normalmente accede todo tipo de público lector). “EL CORSARIO DE HIERRO” tiene una existencia que va desde el número 0 de la revista “Mortadelo” hasta el número 544, dejando de aparecer entre los números . 360 al 383, 408 al 417, 426 al 462, 471 al 482, 491 al 500 y 509 al 528.
También aparecen aventuras cortas que oscilan entre las 6 y las 8 páginas en los Almanaques y Extras que la revista “Mortadelo” y en algún cuaderno de “Super Mortadelo” incluyen entre 1971 y 1979. Pero, el personaje a partir del nº 463 de “Mortadelo” hasta el final es encargado en su parte literaria a otros guionistas por problemas de Víctor Mora con la Editorial Bruguera. La narración se detiene en un momento dado y baja ostensiblemente el interés de la serie (sin pasar a comentar el trabajo de los otros colaboradores de “EL CORSARIO” por lo poco realizado) al ser cortado el hilo de la saga. Ambrós, después de atravesar una época de quebrantamiento físico, retoma el trabajo detenido tiempo atrás pero la enfermedad hace mella en el historietista y la calidad gráfica pierde en su consistencia, lo que no impide que la obra global de su héroe merezca un sobresaliente.

Poco después, Ambrós decide retirarse de su profesión, quedando “EL CORSARIO DE HIERRO” interrumpido. Años más tarde la propia Editorial Bruguera decide relanzar “EL CORSARIO DE HIERRO” mediante unos cuadernos que oscilan entre los cuadernillos de antaño y las revistas del momento, a base de historias completas del personaje de Mora y Ambrós. Para esto, toma como modelo la colección “Joyas Literarias Juveniles”, dentro de la cual viene publicando material que antaño apareciera en otras revistas humorísticas y lo hace creando para este héroe la serie Roja. Así, durante el año 1977, aparece el número 1 de la publicaci6n monográfica “EL CORSARIO_ DE HIERRO”, de la cual aparecen 52 números: la portada es encargada a Antonio Bernal, obteniendo pronto la serie un notable éxito. Pero, al igual como les ocurre a otros personajes que han sido reeditados por Bruguera en diversos formatos y colecciones, la obra completa de “EL CORSARIO DE HIERRO” nunca se publica en los cuadernos, por faltarle la mayor parte de las historias cortas de los Extras y Almanaques. Otras irregularidades se observan en la edición de la serie Roja y es que alguna de las aventuras de los Especiales antes mencionados se intercalan entre los episodios cronológicos en forma de álbumes recogiendo 3 ó 4 de aquellos, lo que hacen detener el seguimiento del relato. También, estas aventuras cortas son publicadas sin orden ni concierto, no guardando ni relación con los episodios anteriores ni entre ellos mismos, lo que hacen que la colección se resienta en su conjunto, especialmente por tratarse de una obra que todavía espera la edición definitiva en álbum o cuaderno.

Entre 1978 y 1981 se recopilan la mayor parte de las aventuras de “EL CORSARIO DE HIERRO” en 5 libros, aunque en uno de los tomos se repiten varias de las primeras historias del personaje, con una evidente falta de memoria del editor, por haber sido publicadas ya en otro.
Hablar aquí extensamente de la calidad argumental y de la puesta en página de “EL CORSARIO DE HIERRO”, obra monumental y definitiva de la colaboración de Mora y Ambrós, sería reincidir en algo tan obvio que cualquier aficionado podrá comprobar saboreando sus páginas repletas de acción, dinamismo, aventura, intrigas, misterio, romanticismo, etc., elementos que forman ya parte de la narrativa popular y del arte del cómic en particular, y que colocan a este héroe de papel en el lugar de honor que su categoría merece.

Números del Corsario de hierro

1- La mano Azul 21- los Húsares de la muerte 41- La boda de Benburry
2- La vieja Dama del Mar 22- El castillo del terror 42- ¡En poder de Sinaú!
3- Los mercaderes de ébano 23- Un emir para Talath 43- La dama de Winterpoole
4- En la boca del lobo 24- El desquite de Bimbambo 44- La ciudad sitiada
5- El secreto de los espejos 25- El baile de Benburry Manor 45- Lucha hasta el fin
6- El tesoro de Marco Polo 26- El fugitivo de Dartmoor 46- Una cita en alta mar
7- El poder de Tenebris 27- El terror de los sargazos 47- El prisionero de “El Chacal”
8- El secreto del pergamino 28- ¡Rumbo al Nuevo  Mundo! 48- Misterio en la selva
9- La pagoda de los mil suplicios 29- La guerra del canadá 49- Tormenta sobre Argel
10- El prisionero de Argel 30- Entre dos fuegos 50- La estela del “Courage”
11- El circo Bambadabum 31- Los comandos del terror 51- Golpe de audacia
12- Ambición Frustrada 32- El hombre de la cara de oro 52- La fragata misteriosa
13- La cautiva de Ispaham 33- Cayo calaveras 53- El rapto de la doncella
14- El boyardo Tamaroff 34- El desquite de Zarango 54- Los buitres del Mediterráneo
15- Naufragio en las tinieblas 35- La isla de los zombies 55- La ciudad olvidada
16- La tumba flotante 36- El hechizo de Ogambo 56- Las águilas contra el Corsario
17- La cautiva del sultán 37- La rivera de nunca Más 57- Al sur de Krakatoa
18- El terremoto 38- La lucha en Mayapil 58- Rescate peligroso
19- Conjura en Venecia 39- La zíngara de Venecia    
20- Enigma en los Cárpatos 40- La aldea embrujada    

Temática del Corsario de hierro

El corsario de Hierro fue testigo de la muerte de su propio padre en manos de Lord Benburry, antes pirata mano azul, el cual abordó su barco y lo lanzó a los tiburones cuando el Corsario era solo un niño. A partir de entonces, rescatado por La Vieja Dama del Mar, (madre adoptiva del Corsario), el Corsario hizo una pequeña fortuna para atacar los barcos de Lord Benburry, enriquecido gracias a su época de pirata, convirtiéndose en su mortal enemigo.
Será en una cárcel donde conocerá a Mac Meck y Merlini, que escapando juntos se volverán inseparables.

Aunque El Capitán Trueno es quizá el personaje que obtuvo mas éxito, a mi el que mas me gusto fue “El Corsario de Hierro”, y mi esfuerzo me ha costado lograr todos los números de la serie (no las encuadernaciones que venden todavía en alguna editorial, sino los ejemplares originales de la época). Tres fueron las series que podríamos decir clónicas de la época, El Capitán Trueno, El Jabato y El Corsario de Hierro. Tanto el Capitan Trueno como  El Corsario de Hierro fueron creados por Victor Mora como guionista y Ambros como dibujante, El Jabato fue también creado por Víctor Mora, pero el dibujo fue a cargo de Darnis.

A diferencia del Capitán Trueno, aquí tenemos mas momentos para la risa con las peripecias de Merlini, mago de tres al cuarto como dice Mac Meck, que aunque no le falta valor y honestidad, pone en mas de un aprieto a sus compañeros por sus irresponsabilidades. De hecho es casi como en El Jabato, pero con otros personajes.

En El Corsario de Hierro podemos diferenciar varias épocas y estilos, en la primera vemos claramente que está realizado para un semanal, en este caso Mortadelo, con páginas del tipo “continuará”, 4 páginas en cada semanario, en las cuales podemos apreciar que la primera viñeta de cada 4 páginas es una viñeta grande, que ocupa 2 filas, que durará hasta el número 3 de la serie. Cada aventura dura 30 páginas, que son las que componen la encuadernación completa de cada aventura, aunque no por ello finaliza la aventura cada 30 páginas, sino que solían “durar” 2 episodios cada aventura.
A partir del número 28 en que viajan a América. las aventuras se tornan más largas, durando muchos números, aunque se busca un final mas o menos concluyente para cada número. Luego se introducirán el la guerra entre Francia e Inglaterra, en otra larga serie de números, acabando esta saga en otra aventura en Argel, luchando contra “el Chacal”. En ésta última larga aventura, el guionista parece querer acercar al malvado Lord Benburry a una imagen mas honesta y valiente, luchando incluso por alguna buena causa junto al Corsario, al parecer influido por Aicha, la protegida de Lord Benburry, la cual le colmó de cuidados mientras éste era prisionero de “El Chacal”. La última aventura digna en mi opinión será “la fragata misteriosa”, que aparece después de una gran pausa en el lanzamiento de las aventuras del Corsario de hierro, que aunque dista mucho de otros episodios, es la última aventura cuyo guión íntegro será de Victor Mora, ya que por problemas en la editorial, se encargan otros de los guiones, perdiendo considerablemente calidad e interés por parte de los lectores.

Algunos de los personajes de El corsario de Hierro

La Vieja dama del Mar, madre adoptiva del Corsario, al que rescató y trató como un hijo. Bianca, la princesa veneciana con su tío Giancarlo, sabio que siempre está investigando cualquier brote de nuevos conocimientos
Roxana, la sobrina de Lord Benburry, pero muy distinta a él , otra de las que se enamoraran del Corsario Diana y Tamak, liberados por el corsario de ser esclavos, que aparecen buena parte de la serie intermitentemente
 
La Capitana Dagas, y Des Brieux, en principio enemiga del corsario, pero acaba enamorándose también, aunque su fiel Des Brieux, brazo derecho de la capitana, no lo ve con buenos ojos, atentando incluso contra el Corsario una vez eran aliados para evitar que la capitana se vaya con él. Nunca queda claro si la capitana siente algo por Des Brieux, ya que cambia de actitud con él de forma constante. Colibrí, india que sale en varios capítulos y que se compromete a casarse con el Corsario por haberle éste salvado la vida, y según su religión la ha de desposar, aunque termina emparejada compañero de infancia Kioga.. He oído en alguna parte que ésta fue el personaje favorito de Ambros

Y muchos mas, algunos de ellos los podéis ver el la página de la historia de la serie
Si alguna serie me gustaría que se siguiera haciendo mas que otra, sin duda seria la del Corsario de Hierro, pero seria casi imposible igualar a Victor y Ambros, ya que en los últimos episodios, se notaba considerablemente el cambio de guionistas, con Cremona y Barón Sesé. Y no es que fueran malos, pero las características que nos habíamos acostumbrado se veían demasiado cambiadas.


comments