Visitas

505734
Tu IP :54Dot226Dot34Dot209
En linea 15
Si te gusta leer novelas, te invito a que leas mi primera novela, inspirada en sucesos reales de la piratería y sus ficticias consecuencias en la actualidad.
 Novela escrita por el administrador de la página

DESCARGALA GRATIS DESDE AQUI

También estamos en Facebook

 

La página de Kalimero

Un poco de Ocio...

Acceso VIP

Sólo para personas autorizadas.

No se permiten registros on line.

 

 

 


La de horas que me pasé (y todavía paso alguna) leyendo a éste personaje y sus dos inseparables amigos. Quien de vosotros haya leído varias de las páginas de ésta Web, pensará que soy un pelota del comic, y que me repito mucho, pero es que realmente me lo pasaba pipa leyendo estas ilustraciones de tantos y tantos buenos dibujantes y guionistas, y cuando terminaba de leerlos, pensaba lo maravilloso que seria inventar algo para que borrase de mi memoria esos capítulos leídos para poder volver a disfrutar de nuevo de su lectura. (ya veis la de chorradas que llegaba a pensar, con razón me llamaban “Calimero”).

El Capitán Trueno fue obra de Miguel Ambrosio (Ambros) como dibujante y Victor Mora como guionista, aunque debido al éxito de esta saga, tuvieron que ayudarles varios colaboradores. A Victor Mora, le ayudaron Ricardo Acedo, Jordi Bayona y Cassarel, debido a la cantidad de trabajo que se les acumulaba. A Ambros le ayudó en un principio Beaumont, coloreando sus páginas, llegando un momento en que Ambrós dejó de dedicarse a ésta serie, teniéndole que imitar otros dibujantes, que aunque tenian su estilo propio, se les obligaba a imitar el de Ambrós.Estos fueron Beaumont, marco, Fuentes Man, Buylla, Casamitjana, Angel Pardo, Martin Osete, Escandell, Bao Carrion, Julio Briñol, y alguno mas que en estos momentos no recuerdo. He leído en alguna parte que se pedía tanto la imitación de su estilo, que incluso se recortaban trozos de caras de dibujos de Ambrós para pegarlos en las planchas de los nuevos episodios. Incluso se copiaban viñetas enteras y podías ver en diferentes historias la misma cara o viñeta ligeramente retocada. Ya en el colmo de la imitación, se les prohibió incluso firmar sus trabajos, excepto Pardo y Fuentes Man,  o imitar la firma de Ambrós.

Las portadas de los últimos años las dibujaba Bernal, gran dibujante que no sólo hacia portadas del Capitán Trueno, sino de otras publicaciones. Si no me equivoco, las del Corsario de Hierro también eran obra de Bernal, o la de las famosas “Joyas literarias”.

El Capitán Trueno aparece en 1956 en un modelo apaisado, y sale cada 15 días, hasta el número 22 que ya salía cada semana. Se usó también para llenar las páginas centrales de Pulgarcito. En 1957, volvieron a reeditar los primeros números, debido al enorme lanzamiento de ejemplares que se tenía, y su precio era de 1 peseta y media (antes costaban 1,25 pesetas).  El fuerte lanzamiento hace que Ambrós tenga que recurrir a la ayuda de otros dibujantes, el primero de los cuales fue Beaumont, que pasaría a tinta sus dibujos.

ya en 1960, como consecuencia del éxito obtenido y la gran demanda, aparece el capitán trueno Extra, con un nuevo formato, y aparecerán 2 ejemplares semanales hasta 1968. Fueron agregándose más dibujantes ante la increíble demanda, y es cuando la editorial decide incrustar en los nuevos dibujos de otros dibujantes las caras dibujadas en anteriores episodios por Ambrós. Ello hizo disminuir la calidad, pues encontrábamos caras desproporcionadas en tamaño de los cuerpos.

Angel Pardo y Fuentes Man fueron de los pocos (si no los únicos), que dibujaban sus propios rostros sin tener que pegar dibujos anteriores de Ambrós. Y con todo ello, las ventas seguían creciendo, lanzando 175.000 ejemplares semanales.

El formato cambiará de nuevo en 1964, con el Álbum Gigante El Capitán Trueno, que saldría cada mes. Al cambiar el formato, y no encajar los anteriores en sus reediciones, se añaden y quitan algunas viñetas, y se inventan finales para que cada ejemplar tenga un final mas o menos concluyente, aunque las aventuras prosigan desde el punto del episodio anterior. En esa época la censura era más estricta, lo cual obligó a quitar partes con violencia y borra muchas de las armas que aparecían. Mucho tuvo que esforzarse Víctor Mora para introducir guiones excelentes a pesar de la censura.

Victor Mora

Las aventuras del Capitán Trueno dejaban de hacerse en 1968, pero se seguían reeditando sus aventuras en nuevos formatos, con su consiguiente manipulación. Se hizo la serie Trueno Color, en tapa dura , luego en tapa blanda, y finalmente en formato Olé, todo ello ya en la editorial Bruguera. Tras problemas entre Víctor Mora y la editorial Bruguera, que no quería reconocer los derechos de autor de Víctor Mora, se para la emisión del Capitán Trueno hasta 1986 donde al final llegaron a un acuerdo, cuando la editorial Bruguera estaba de capa caída, con suspensión de pagos, que poco antes de cerrar  sacó nuevas aventuras del Capitán Trueno a cargo del dibujante Luis Bermejo y en el último número a cargo de Jesús Redondo.

Luego Mora llegaría a un acuerdo con Ediciones B, y se interrumpe el lanzamiento de la serie. Esta editorial lanzará reediciones compuestas cada una de 2 números de la serie Trueno Color.

En 1983, Toutain edita un episodio del Capitán Trueno en La Historia de los Comics, donde aparece por primera vez una escena de cama entre el Capitán y Sigrid, lo que causó revuelo entre sus seguidores. Son muchas las reediciones que han habido, tanto en formato apaisado con los episodios primeros, como en formato revista. la pega que les encuentro es que no han seguido la misma línea, y se hace difícil obtener TODOS los ejemplares o todas las aventuras de esta serie.

El Capitán Trueno

Goliath Crispin Sigrid

 

 

 

 

La temática de las aventuras del Capitán Trueno tratan de un español nacido sobre el 1162, con espíritu aventurero, que fue nombrado caballero y se dedica a defender a los necesitados con extrema honestidad, y digo extrema, ya que aunque en su época (la que salieron sus comics), estaba bien visto, ahora no pegaría tanto que un personaje malo e infame te intente matar tantas veces y tu le perdones, intentando incluso ayudarle cuando estas a punto de vencerle en una pelea que ha empezado el “malo” a traición.
Patriota donde los haya, y cristiano, siempre busca una buena causa por la que luchar, consciente de las enormes injusticias que reinaban el planeta. Este personaje y sus amigos, recorren elmundo entero a caballo, barco o globo, lo cual deja amplio tema de historias extraordinarias para sacar el jugo a su guionista, encontrando en casi todas partes a gente explotada por un tirano o tirana, con alguien siempre dispuesto a colabora con ellos, y finalmente gente agradecida que le deben su vida o su libertad. Dentro de la antigüedad de la época en que se basaban las historias narradas, buscaban temas fantásticos, con monstruos y situaciones extremas para mayor impacto entre los lectores, como monstruos submarinos (calamares gigantes).

Goliath, “El tragaldabas”, inseparable amigo del capitán, lo conoció en una pelea que le entabló Goliath disfrazado de árabe,  al Capitán, resultando ser Goliath un leñador disfrazado, cuyos padres habían sido asesinados, decidiendo unirse al Capitán para buscar venganza.

Una vez juntos el Capitán y Goliath, se encuentran con la viuda del conde de Normandía, que eran grandes amigos de la familia del capitán, dejándole esta a su hijo en custodia, Crispin, quedando completo el trío que recorrerá el mundo en busca de aventuras.

Será mas adelante, cuando topan con un Drakar vikingo comandado por Ragnar de Loghbroth, cuando conoce a la hija de éste, Sigrid, la cual (como no), se enamora del Capitán tras haberle salvado éste la vida varias veces.

Lástima que no se continúen éstas maravillosas obras, supongo que cada tiempo marca unos estilos, y ahora se lleva mas el Manga. Ya se que cuando yo era pequeño llamaba anticuados a mis padres, y aunque yo no tengo hijos, los peques de ahora me lo deben llamar a mi, pero a mi que no me vengan con tonterías, que los manga y similares de hoy son absurdos y deprimentes, y las maravillosas aventuras que leíamos nos tenían en vilo, y además nos obligaban a leer, cosa que no se aprende en la tele viendo como se pegan de tortas unos bichos raros.

Finalmente, vuelven las aventuras del capitán Trueno y es para finalizarlas con la muerte del protagonista, en “el último combate”, a manos del dibujante Joan Boix.


comments