Petra


Petra será una de las creaciones mas famosas de Escobar, inspirada en una muchachita llamada Maria que trabajaba al servicio de su jefe de telégrafos en Granollers, con quien se hizo muy amigo, y al que la muchacha le hablaba constantemente de la belleza de su pueblo natal en Huesca, su cocina, en fin, todo lo referente a su pueblo. Cuando la editorial Bruguera le encomendó un nuevo personaje, él tenía en mente algo parecido ya a lo que hoy conocemos como Petra. En una autobiografía suya, Escobar pide la comprensión de María, quien le inspiró el personaje, por la tartamudez de Petra y su enorme nariz, aunque nos imaginamos que maría se sintió orgullosa de ser el punto de partida de tan entrañable y famoso personaje.

 

En sus inicios, Petra era más bajita, con un sencillo delantal y zapatos blancos. Eso si, ya poseía una enorme nariz. Su aparición fue en 1954, en la revista Pulgarcito. Con el tiempo, la dibujaría más esbelta, menos ingenua, y con un delantal mucho más sofisticado y unos zapatos negros. Aqui vemos la primera historieta de Petra, y debajo el cambio que tuvo a través del tiempo.

 

Petra es la sirvienta de Doña Patro, solterona de clase media que se las da de ser de la alta. Desconfiada a veces, mira siempre de llevar a ralla a Petra, por ser ésta lo torpe que es, con sus excentricidades, ya que se cree que al ser de pueblo y ella de ciudad, no se pueden comparar. Patro ha visitado el pueblo de Petra, pero no lo soporta, con sus mosquitos, gorrinos, asnos, nada , que ella es mas finolis. No en vano le obliga a llevar la cofia para que de la talla. Aunque no has sido de mis personajes favoritos, tiene muchas aventuras realmente geniales, sobre todo cuando Patro va al pueblo de Petra.

De algún modo, Petra encarna la realidad vivida por tantas mujeres que tuvieron que abandonar su pueblo natal para ir a servir a las grandes ciudades, como modo de ganarse la vida y ayudar a sus familias durante la dictadura, aunque la ayuda normalmente se basaba en que su familia tenía una boca menos que alimentar, porque los salarios que cobraba una chaca eran paupérrimos. Por cierto, para quien no lo sepa, la palabra "chacha" es un diminutivo de "Muchacha", proque como bien sabemos, esas tareas estaban solo destinadas a mujeres y sobre todo jovencitas en su mayoría. Sus historias también van adaptándose a los tiempos, cuando se hace eco d ela aparición de electrodoméstico sde los que Petra desconfía y no acaba de entender para qué se necesitan cuando ella puede hacer lo mismo. Evidentemente, eso es al principio, después es ella quien los pide. Al igual que Carpanta, Escobar quiere relejar uan realidad que a veces molesta a la censura y le ocasionase algún problema, como le ocurrió con Carpanta, ya que "en al España de Franco nadie pasa hambre", le decian...

A veces se me hacía un poco dificil leer las viñetas con el típico tartamudeo de Petra, pero la final acababa enganchando. Petra tenía mucha paciencia con esa patrona tan exigente (que remedio le quedaba), aunque también ella la liaba a menudo.

 


Comentarios